Niña de 20


















Niña de 20 años:

Me revientas la risa si te veo,

me abres los poros si te oigo,

si te huelo, me apetece un café,

si te toco, electricidades que no recordar,

para no reconocer que te puedo olvidar

si te lamo, te ries.


Tú entera, lengua de los mil idiomas,

risas que solo una cosa significan

tu esencia, pureza de mil mezclas,

tu ser, mil estares

tus cafes, mil palabras de un solo idioma.


Deseo del sueño encarnado,

tus palabras sujetas de un alfiler, colgado a la vez de un hilo que sujeta mi mundo.

Tu sencillez, la más perfecta complicación.


¿quieres mas?


Tus pechos, grandes acogedores de esperanzas,

tus manos entran en mi entendimiento

y mi compresión será tu mejor aliada cuando la soledad llame a tu vida.

tu morado del pelo, risas que ya duelen

en la comisura de los labios.


Berenjenas de comedor,

originalidad intrínseca.


Tu estar, mil compresiones,

tus risas, millones de amigas,

tu sabiduría me enseña a saber las emociones que el mundo mueve.

Tu vitalidad calma mi ansiedad como...

un rayo de sol en el gris antártico.


Una gota de lluvia en el Sahara, es tan rara como las veces que no quiero verte.


Me siento valiente si sonrío a tu lado,

fuerte si tu me respondes con otra risa,

si te contesto con una carcajada es que me siento pleno

si tu me contestas con hilaridad, ya entras en mi.

Es como hacer el amor.


Hen



Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *