Obsesiones!

Vida que pasamos idolatrando al amor,
mientras este se fuga entre lo cotidiano.
El gusto por la gente cuando se vuelve obsesión,
te nubla como el arbol que no te deja ver el bosque.
Cuando rompes con lo ya pensado,
te invade el interes.

Pienso como no ser tan exagerado,
pero me revienta controlarlo,
espantos que no puedo entender.

Sacando las raices del tiesto,
aprendes.

Las palabras emanan del barro que estamos hechos,
las opiniones nos moldean y perfilan,
y cuando las desprecias,
volvemos a ser tierra y agua.

Intentando no provocar el miedo,
Provocando al deseo,
pieles con sabor.

Quemame las entrañas y despojame,
comprendeme sin entendimiento,
Entra en mi mundo y contradice mis seguridades.

Ablandame, con tus quiebros.
Hazme grande de nuevo.

La sensibilidad que te emana,
la inocecia que te posee,
es la misma que obsesiona.

Pensar que todo es pasarejo e individual,
me perturba la mente.
Quiero decir lo que no quieres oir,
pero más tribializarlo todo.

Perder importancia lo que me llena.
¿Ir en contra mia de nuevo?
Ni de coña.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *