ALMA SIN CALMA

Mi alma como una explanada
no tiene rincones en los yo me pueda esconder.
En ocasiones huyo como el preso de su prisión,
pero siempre me la encuentro en los ojos de los demás,
acechandome, provocando mis mil seres.
Pero otras veces es el mejor de escape de mi mismo,
es el paraiso donde refugio a mi ser social.
Se alimenta de mis pasiones que son un laberinto
desnudo de excitaciones sin calma.
Cuando de mí se despega mi alma.

hEN
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *