MUNDO APÓCRIFO

Vivimos en un mundo esencialmente apócrifo, en un cosmos o poema de nuestro pensar, ordenado y construido todo él sobre supuestos indemostrables, postulados de nuestra razón, que llaman principios de la lógica, los cuales, reducidos al principio de identidad de los presume y reasume a todos, constituyen un solo y magnífico supuesto: el que afirma que todas las cosas por el hecho de ser pensadas, permanecen inmutables, ancladas, por decirlo así, en el río de Heráclito (Nunca te bañas dos veces en el mismo río). Lo apócrifo de nuestro mundo se aprueba por la existencia de la lógica, por la necesidad de poner el pensamiento de acuerdo consigo mismo, de forzarlo, en cierto modo, a que sólo vea lo supuesto o puesto por el, con exclusión de todo lo demás. Y el hecho de que nuestro mundo esté todo él cimentado sobre un supuesto, es algo terrible, o consolador.

Juan de Mairena

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *