Huir, forzar y cuestionar

Huir de la rima,

forzar la asimetría

y cuestionar las respuestas.

Caotizar el orden

en la expresión del alma.

El aullido inmutable

es prisión de mi naturalidad

que encerrada en la mente

vomita alegorías superfluas.

Mi ignorante mano

que es condenada al cuerpo

y juzgada por los ojos del muerto.

Mi etérea razón

obligada a cien días de sueño,

de apatía emocional.

Ah! lo esclavo que es mi cuerpo

a los deseos de otros ochenta cuerpos,

culpa de mi eterna empatía.

Oh! de los jueces de los que me rodeo

renegados a juzgar mi actitud opaca.

No al mi me conmigo

al que mis letras se encadenan,

por más que lo herrero que tiene la realidad

me abra los caminos.

hEN

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *