una sola noche

Una sola noche me bastó
para memorizar cada segundo,
cada centímetro
y hacerlos eternos en mí.

Una sola noche
y mil alientos
que serán presos para siempre
en mi escuálido cuerpo.

Una sola noche
para hacerme esclavo
de lu libidinoso ser.

Apareciste en mis 23,
predicho por el capricho,
en la noche en que sin saberlo
habrías de buscarme
para rehacerme como hombre.

Aunque mil hombres
se paseen por mi cama
solo será figuras contraídas
incapaces de revelar
el secreto que tú guardaste en la cama.

Muchas noches más deseo
para poseerte,
para representar en tí
mis más oscuras perversiones.

Falta en mi cuerpo
un bocado que te llevaste
dejando huérfano
al corazón,
que ahora late
sin intención.

hEN
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *