El uso de los placeres

[...] Convenía preguntarse por qué los cuatro grandes ámbitos de relaciones (la relación con el cuerpo, la relación con la esposa, la relación con los muchachos y la relación con la verdad) en los que parecía que el hombre libre, en las sociedades antiguas, había podido desplegar su actividad sin topar con ninguna prohibición de importancia, fueron precisamente los lugares de una problematización intensa de la práctica sexual. ¿Por qué fue ahí, a propósito del cuerpo, de la esposa, de los muchachos, de la verdad, donde la práctica de los placeres se convirtió en problema? ¿Por qué la interferencia de la actividad sexual en estas relaciones se volvió objeto de inquietud, debate y reflexión? ¿Por qué estos ejes de la experiencia cotidiana dieron lugar a un pensamiento que buscaba la rarefacción del comportamiento sexual, su moderación, su formalización y la definición de un estilo austero en la práctica de los placeres? ¿Cómo fue que se reflexionó acerca del comportamiento sexual, en la medida en que se implicaba estos distintos tipos de relaciones, como ámbito de experiencia mora?.
Michel Foucault, El uso de los placeres
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *