Desvariaciones (1)

Hay un ojo que mira porque lo miras
en el anochecer de los dioses

Hay un hombre que sujeta su alma con un alfiler
para entregarse a cualquiera.

Existe un niño que llora por un chiste
que no entiende.

hEN
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *