El adjetivo que te descubre

No hay palabras que sepan describirte
ni el verbo que pueda definirte
asi como el adjetivo que te descubra...

Tu diferencia ante mí
que resquebraja mis prejuicios
con eternas discusiones
que acaban en enormes comprensiones.

Mis huecos que llenas
cuando tus palabras necesito
y mi ego que vacías de penas
cuando icono he visto.

Esa mirada que me buscaba
que ya será mía para siempre
y mi mente que buceaba
en las arrugas de tu frente.

Cuántas noches te buscaba
en la soledad de mi cama!

Cuántas veces he buscado tu mirada
sin suerte, en otros ojos
con pena de encontrar otras almas.

Me da miedo idealizar
a ese hombre que conocí
sin yo nada esperar.

Ese momento que recordar
prefacio de una gran amistad.

Una noche que ahi quedará
que ya nunca será-

Ese encontronazo en la red
que siempre a la vida agradeceré
que eliminó tu carácter efímero.

Se nunca más te tendré tan cerca..

Sé que nunca recuperaré esa noche
por que no se puede recuperar algo
que no se ha perdido.

El campo de estrellas que fueron mis mantas
a veces fugaces, a vecer perennes,
a veces opacas y a veces birrantes,
de mil colores y mil maneras.

Tu persona,
de diferentes pensamientos a los mios,
que afianzan mi día.

Una humildad que te invade
una sabiduria que te posee,
palabras de tu alma
que siempre se me clavan.

Mi corazón fue ajado
cuándo ví que sufrías
por un hombre que te amaba
y que aun te quería.

Mi corazón reposado
en una noche fría
que en abrazo fundías
mi vida con tu día.

Éste poema no tiene otro fin
que el que seas feliz.

Se que otro hombre
te ama para siempre.
Siéntete dichoso
si te ama un cuarto de lo que yo aquella noche.

hEn
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *