Verdes de indignación

Nosotrxs, lxs indignadxs venimos a decir que las personas no somos una mercancía en manos de políticos y banqueros, y que el medio ambiente, por supuesto, tampoco lo es.

Estamos indignadxs porque vivimos en un medio ambiente dañado, agredido y amenazado por nuestro modelo económico depredador, irrespetuoso e irresponsable; impuesto por un poder económico/político que no nos representa, ni queremos, que se escuda en leyes y normativas, hechas a medida de sus intereses ilícitos, y donde una minoría (que no para de hablar de democracia) está acabando con un bien que es de todxs: el medio ambiente.

Esta sinrazón capitalista se manifiesta a diario y en todos los rincones del territorio.

Un ejemplo provincial se ve reflejado en las obras ilegales del Trasvase del Río Castril, proyecto demencial con enormes impactos ambientales y sociales. Ha sido declarado ilegal por el Tribunal Superior de Justicia, dando la razón a ecologistas y vecinos que han sido reprimidos por antidisturbios y sus porras, multas de miles de euros, montajes judiciales...

Todo ello y únicamente por defender de forma pacífica su río y su dignidad.

En este caso ni los daños ni sus tuberías han sido reparados y retirados, lo que implica el peligro de ser legalizados en un futuro próximo, al igual que se está intentando con el Caso Nevada, y que proponemos que sea convertido en una cárcel para especuladores, políticos corruptos y banqueros aprovechados (en caso de no ser demolido), admitiendo como inquilinos de honor a quienes facilitaron su ilegal construcción.

La insostenibilidad de este “crecer por crecer” se materializa claramente en numerosas actuaciones; por citar, las devastadoras obras de la ampliación de la estación de ski en Sierra Nevada: entra ellas La Universiada, anteponiendo los intereses económicos a la protección que ya tiene Sierra Nevada y poniendo en peligro el abastecimiento de agua de poblaciones cercanas.

En la destrucción de la Vega mediante urbanizaciones, campos de golf, polígonos industriales y carreteras, que además está poniendo en peligro la soberanía alimentaria de Granada y su provincia.

El destructivo proyecto de la Ronda Este (Cierre del Anillo) y su anteproyecto de autovía hacía Cenes; hecho, como siempre, con fondos públicos y a medida de intereses privados de especuladores como Ávilas Rojas (encarcelado por fraude fiscal e imputado en la operación Málaya); que favorece la urbanización con miles de viviendas por la zona este, y para especular con los barrios de Sacromonte, Albaycín y Realejo

La lista de despropósitos es larga e interminable.

Nuestra indignación se basa en que no estamos de acuerdo con el modelo y forma de toma de decisiones.

Nosotrxs, 15M, estamos comenzando a andar y amplificando nuestra organización de la plaza del Carmen a barrios, pueblos, centros de trabajo, etc.

Nuestra lucha es unificadora, de carácter apartidista, asindical, aconfesional y no violenta, hemos convertido las palabras tú, yo, vosotros y ellos en nosotros.

Ya no nos conformamos con limosnas, reformas o cambios de los intermediarios, (como las que ofrecieron los dictadores árabes en sus últimos días), ni nos vale con poder participar en alegaciones o en consejos consultativos de carácter no vinculante para expresar nuestro descontento; las palabras como “pedir” y “rogar” (a los políticos) forman parte del pasado.

Nuestras palabras claves ahora son “nosotros” y “decidimos”.

Decidir sobre nuestro futuro y el de nuestros hijos, y rescatar el medio ambiente de las garras del capital y de sus mayordomos en la clase política.

Convertir el “crecer por crecer” en un “respetuoso decrecer”; un vivir mejor con menos, el medio ambiente se debe gestionar desde criterios no especulativos o mercantilistas, sin intermediarios y con la participación y toma de decisiones de todxs.

Se acabó vuestro juego capitalista con el medio ambiente, os toca “game over” y no os vamos a dejar insertar más monedas.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *